Alimentación en el embarazo

Alimentación durante el embarazoLa alimentación en el embarazo

El embarazo es el mejor momento para sentar las bases de la buena salud de nuestro  bebé. Como madres deseamos que nuestro bebé pueda tener el desarrollo más armonioso y saludable posible. Nuestro propio cuerpo es la fuente de la que obtendrá todos los nutrientes que necesite para desarrollarse, por eso nuestra alimentación es tan importante. Si  tomamos las decisiones correctas acerca de  lo que comemos, bebemos, inhalamos y dejamos que nuestra  piel absorba, estaremos influyendo de manera positiva al desarrollo de nuestro bebé.

El cordón umbilical no sólo lleva los elementos que nutren a tu bebé y retira sus desechos, sino que también hace llegar al bebé las sustancias contaminantes a las que está expuesta la madre. Un estudio del 2004 llevado a cabo por el Environmental Working Group en Estados Unidos,  que analizó la sangre del cordón umbilical de bebés, encontró que tenían un promedio de 230 sustancias tóxicas entre las que se encontraban mercurio, pesticidas, sustancias ignifugas y Bisfenol A. Todas estas sustancias son bien conocidas por sus efectos cancerígenos,  tóxicos sobre el cerebro y el sistema nervioso,  además de ser causantes de defectos de nacimiento.

Este estudio muestra que no existe una separación entre nosotros y el ambiente en que vivimos. Las sustancias químicas que están “fuera” pasan a nuestro interior, también están “dentro” y llegan a nuestro bebé por lo que es conveniente que estemos bien informadas y nos cuidemos apropiadamente.

Alimentos a evitar durante el embarazo

Durante el embarazo no debemos fumar ni consumir alcohol u otras drogas y debemos evitar en lo posible la cafeína. Debemos evitar  productos que contengan pesticidas, aditivos, colorantes, conservantes, organismos genéticamente modificados y edulcorantes artificiales.

Fruta y verdura

En la actualidad la verdura y la fruta procedente de la agricultura convencional se cultiva utilizando abonos químicos y pesticidas, altamente dañinos para la salud.  En Estados Unidos  el Environmental Working Group  pone a disposición de los usuarios los resultados de estudios que permiten saber cuáles son las frutas y verduras que contienen niveles más altos de pesticidas. Se habla de la “Docena sucia” refiriéndose a las frutas y verduras que tienen niveles más altos de pesticidas. Aunque en muchos otros países todavía no existan este tipo de listados, podemos suponer que la situación en general debe ser bastante similar.

Según esta institución en el año 2011 en Estados Unidos, los alimentos más contaminados en orden de mayor a menor  serían: Manzanas, apio, fresas (frutillas), melocotones (duraznos), espinacas, nectarinas, uvas, cerezas, pimientos, patatas, arándanos, lechuga y col rizada. Un estudio muy reciente del Sherbrooke University Hospital de Quebec ha demostrado la presencia de Toxina BT en la sangre de embarazadas y de bebés. Se sospecha que la fuente es el maíz transgénico BT que comercializa Monsanto al que se le ha introducido el gen del Bacillus thuringiensis que produce esa toxina.

Debemos comer fruta y verdura ecológica para asegurarnos de que no se ha usado ningún tipo de veneno y  de no comer variedades transgénicas.

Carne

Aunque la carne es una buena fuente de proteína y de vitamina B12 que son importantes para el embarazo, hay que tener especial cuidado de evitar las grasas de origen animal porque en ellas se concentran las dioxinas, hormonas, vacunas y antibióticos que se les suele administrar a los animales. Estas sustancias son perjudiciales  para la madre y pasan además al bebé a través de la placenta. Los animales suelen además comer piensos que pueden contener ingredientes transgénicos como maíz y soja.

Si se quiere comer carne vacuna o de ave, es mejor que tenga certificación ecológica y evitar comer su grasa.

Pescado

Aunque el alto contenido en Omega 3 del pescado azul es bueno para el buen desarrollo del cerebro del bebé y se solía aconsejar su consumo, en la actualidad hay que tener en cuenta otros factores.  El Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente  Español, a través de la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición, aconseja evitar el consumo de algunos pescados como el tiburón, el atún rojo, el pez espada y el lucio por sus altos niveles de mercurio a mujeres en edad fértil,  embarazadas  o que estén amamantando, así como a  niños menores de 3 años.

Los peces de mayor tamaño tienen mayor contenido de mercurio, ya que se alimentan de peces de menor tamaño ya contaminados. Es mejor comer pescado que se encuentre en el nivel inferior de la cadena alimentaria como sardinas o caballa.

El  pescado contiene además PVC que puede ocasionar daños a los bebés expuestos a esta sustancia sobre todo cuando están en el útero.

Tal vez sería prudente consumir otras fuentes importantes de Omega 3 de origen vegetal como las semillas de lino y las nueces.

Bacterias que suponen un riesgo especial durante el embarazo

Es importante evitar fuentes de bacterias especialmente perjudiciales en el momento del embarazo. Una bacteria llamada Listeria supone un riesgo grave en el embarazo. Aunque la mayoría de las personas pueden comer alimentos que la contengan sin enfermar, las embarazadas suelen tener 10 veces más posibilidades de enfermar cuando ingieren alimentos que la contengan. Cuando enferman, la infección se transmite al bebé dentro del útero con consecuencias muy graves. Esta bacteria tiene además la característica de sobrevivir a bajas temperaturas dentro del frigorífico. Para evitar cualquier riesgo de infectarse con listeria es conveniente evitar los siguientes alimentos:

  • Quesos blandos como el brie, camembert, feta y cualquier queso con nervaduras azules.  Se pueden consumir en cambio, quesos curados, quesos pasteurizados o yogurt.
  • Comidas preparadas con anterioridad por ejemplo en bares y restaurantes y que se recalientan en el momento de comerlas, cuando este calentamiento es parcial.
  • Salchichas, charcutería, patés, pescados ahumados y sobras.
  • Leche sin pasteurizar incluso de cabra u oveja y alimentos que contengan leche sin pasteurizar.
  • Los huevos, la carne o las aves, crudos o parcialmente cocidos pueden contener además de listeria otras bacterias como E.coli, salmonella y toxoplasmosis. Por este motivo hay que ingerir estos alimentos bien cocinados.
  • Hay que abstenerse durante el embarazo de limpiar la arena del gato o entrar en contacto con sus excrementos.
  • Al cocinar es conveniente lavarse las manos antes y después de manipular alimentos crudos.  Siempre se deben limpiar bien las superficies, tablas y utensilios después de usarlos.

Lo que hay que favorecer

Teniendo presente que somos la fuente directa de nutrientes que recibe nuestro bebé trataremos de aportarle comida sana que tenga todos los nutrientes, vitaminas y minerales que el bebé necesita en el útero para tener un desarrollo excelente. Debemos consumir una dieta rica en proteínas, con frutas y verduras variadas, así como granos integrales.

Es el momento ideal para hacer el cambio a consumir fruta y verdura ecológica, que tiene muchos más nutrientes y está libre de pesticidas. La oferta es cada vez mayor y no es necesariamente cara. Existen agricultores que entregan cajas de verdura a domicilio semanalmente y grupos de consumo locales en los que cualquier persona interesada puede participar.

Cuidando nuestra alimentación durante el embarazo, estaremos cuidando de nuestra salud y de la salud de nuestro bebé.

 

Marta Gavito del Campo

 

 

Bibliografía:

Environmental working group: www.ewg.org

Healthy child healthy world, creating a cleaner, greener, safer home. Christopher Gavigan.

Raising baby green. Alan Greene, M.D.

World  Health Organization, European Environment Agency: Children´s health and environment: A review of evidence.

About Crecer Sano y Feliz

Marta Gavito del Campo Psicóloga Clínica
Tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Alimentación en el embarazo

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Reply