Colecho: durmiendo con tu bebé

dormir con tu bebe

El colecho es la práctica de dormir en la misma cama con tus bebés o hijos. Compartir cama con los niños, es la práctica más habitual en casi todo el mundo exceptuando Europa y Estados Unidos, donde se ha llegado a convertir en un tema bastante controvertido.

 ¿Cuáles son los beneficios del colecho?

  • El bebé tiene el calor y contacto humano que necesita para sentirse seguro. Como comentamos en nuestro artículo sobre bebés en brazos, como cualquier mamífero, el bebé se siente seguro sólo cuando está en contacto con el cuerpo de su madre. El latido del corazón, el calor de su cuerpo y el ritmo de su respiración, tienen un efecto calmante y tranquilizador.
  • Favorece el desarrollo del vínculo y el apego seguro. El colecho favorece una respuesta rápida a las necesidades del bebé, que incluso llegan a anticiparse. Esto evita llantos y el sentimiento de desconsuelo que provoca el tiempo que transcurre entre que el bebé pide algo (llora) y respondemos a su demanda.
  • Facilita y favorece la lactancia. Al no tener que salir de la cama para amamantar, la lactancia nocturna es menos complicada y resulta mucho más fácil volver a dormirse después de mamar tanto a la madre como al bebé. Además, los estudios sobre el tema demuestran que los bebés que practican el colecho maman más y más a menudo, con lo cual se aumenta la protección inmunológica del bebé. La prolactina aumenta durante la noche.
  • Hay un mayor desarrollo cardiorespiratorio y una mejor regulación respiratoria en bebés que están más tiempo en contacto con la piel de la madre. La regulación de la respiración del bebé se consigue al contacto con el cuerpo de la madre, cuya respiración sirve de marcapasos para armonizar a la del bebé. El calor que desprende el cuerpo de la madre beneficia la respiración, que tiende a deprimirse con el enfriamiento.
  • Mejora el sueño de madres e hijos. La cantidad de sueño REM es mayor en personas que practican el colecho, esto protege contra los episodios de apnea del sueño y es un factor de protección esencial contra el Síndrome de Muerte Súbita. Las culturas en las que el colecho es la práctica habitual como la nipona, son las que tienen menores índices de SMSL. Además, al aumentar el sueño REM, se potencia el desarrollo neuronal que se da en esta fase del sueño.

Precauciones a tomar a la hora de practicar el colecho:

  • Es necesario que el colchón sea de la misma medida que la cama y las sábanas queden ajustadas. No es conveniente que haya sábanas ni almohadas cerca de la cara del bebé para prevenir el riesgo de asfixia. Además hay que asegurarse de que no queden huecos entre la cama y la pared.
  • Los padres que hayan consumido cualquier tipo de droga, alcohol o tabaco no pueden practicar el colecho.
  • El bebé tiene que estar preferiblemente boca arriba.
  • Si la cama es demasiado pequeña para todos, se pueden utilizar complementos que se acoplan al lateral de la cama o incluso una cuna normal, a la que se le quite una de las paredes laterales, adosada a la cama.

La crianza de nuestros pequeños, se da durante las 24 hrs. del día. Las horas nocturnas son un valioso tiempo para prodigar cuidados y afecto que protegerán a nuestro hijo y favorecerán su desarrollo. El calor de nuestro cuerpo, el ritmo de nuestra respiración, nuestro latido y la posibilidad de conectar con nuestro bebé y satisfacer sus necesidades de la manera más inmediata, son factores que hacen del colecho una práctica llena de beneficios para madres e hijos.

Mariana Duffill Gavito

About Crecer Sano y Feliz

Marta Gavito del Campo Psicóloga Clínica
Tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Colecho: durmiendo con tu bebé

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Reply