La depresión en la mujer

¿Sabías que las mujeres son el doble de propensas a la depresión que los hombres?

Estudios sobre la prevalencia de la depresión realizados en numeros países occidentales nos muestran que por cada hombre deprimido hay el doble de mujeres.

En su libro “La depresión en la Mujer”, la psiquiatra y psicoanalísta Emilce Dio Bleichmar analiza cuáles pueden ser las causas de estas alarmantes cifras.

De manera clara y didáctica, primero nos hace entender qué es exactamente la depresión y cómo identificarla, para luego explorar la interesante teoría de que la propensión femenina a la depresión tiene su origen en un modelo cultural de feminidad cuyos rasgos tienen un peligroso parecido  con la personalidad depresiva.

Los rasgos que describen el modelo de feminidad más generalizado son los siguientes: sensibilidad, complacencia, dulzura (ausencia de agresividad y competencia), pasividad, obediencia, necesidad de contacto afectivo, dependencia, fragilidad (…) de la convergencia de todos los datos de que disponemos actualmente-estadísticas, concluyentes trabajos que subrayan la superposición de las condiciones psicosociales que predisponen a la depresión y las características que definen los  modelos de feminidad vigentes en nuestra cultura- se puede concluir que lo que predispone a la mujer a la depresión es su propio rol. Es la feminidad misma tal como está concebida en nuestra cultura, el factor de mayor riesgo para la depresión.

A través del análisis del modelo de feminidad que plantea el libro, nos veremos reflejadas en cada descripción. Entenderemos por fin por qué sufrimos tanto en el intento de preservar la armonía en las relaciones, por qué nos sentimos fracasadas cuando no lo logramos, por qué no sabemos cuándo lo pasamos peor, si cuando logramos encajar en el estereotipo de “mujer tradicional” o cuando logramos rebelarnos y hacer justo lo contrario…

De la comprensión de que hemos mamado un modelo de feminidad que nos hace débiles y vulnerables, podremos extraer la sabiduría que nos hará libres y permitirá que eduquemos a nuestras hijas en un modelo de feminidad más real y lleno de fortaleza para enfrentar la vida.

 (…) muchas mujeres se deprimen por las consecuencias que acarrea ser “muy femeninas”, entendiendo por esto el estereotipo, lo que actualmente tiende a denominarse una “mujer tradicional”. Muchas otras, en cambio, se deprimen como consecuencia de una suerte de oposición al modelo, y otras, porque no terminan de encontrar uno que les guste.

Mariana Duffill Gavito

About Crecer Sano y Feliz

Marta Gavito del Campo Psicóloga Clínica
Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply