La influencia de la nutrición sobre el aprendizaje y la conducta

¿Cómo podemos ayudar a nuestros/as hijos/as a ser  más sanos y por lo tanto más aptos/as para las demandas de la vida escolar?

En un estudio reciente Charles E. Basch afirma que los alumnos/as más aptos físicamente y más sanos/as son mejores estudiantes, y comenta que varias investigaciones recientes pertenecientes a  diferentes campos -las neurociencias, el desarrollo infantil y la salud pública- proveen claras evidencias de la influencia que tienen la aptitud física y la salud sobre la capacidad de aprendizaje.

Estos factores afectan a la capacidad de aprendizaje actuando directamente sobre la percepción sensorial, la cognición, la capacidad de conectarse con el entorno, el interés y el grado de compromiso con el colegio y el absentismo escolar. Las áreas afectadas se influyen mutuamente actuando de forma sinérgica. Cuanto mayor sea la cantidad de factores que estén perturbados, mayores serán las dificultades de aprendizaje.

Además, señala que la dieta tiene un efecto importante sobre el funcionamiento del cerebro, pero que también tienen mucha importancia otros factores como son el ejercicio físico y el descanso. El/la niño/a bien alimentado/a y que descansa bien, está en mejores condiciones de aprender en clase que otros/as niños/as que tengan déficits en estas áreas.

Por otro lado, el Dr. Mark Hyman, estudioso del funcionamiento del cerebro, afirma que 1 de cada 6 niños/as en Estados Unidos tiene un problema de desarrollo neurológico que puede manifestarse como problema de aprendizaje o como déficit de atención. Según él, esto puede ser causado por la forma en que los/as niños/as están siendo alimentados/as y por la poca actividad física que tienen. Además, sostiene que los cerebros en desarrollo no pueden funcionar bien si los/as niños/as pasan muchas horas al día delante de pantallas de televisión u ordenador y si sólo 1 de cada 5 niños tiene el nivel de actividad física recomendado.

En Estados Unidos, 1 de cada 3 niños/as no desayuna y muchos de los que sí que lo hacen, no desayunan de forma apropiada, consumiendo cereales azucarados, patatas fritas y gaseosas. En nuestro país es habitual recurrir a la hora del desayuno a bollería industrial y alimentos procesados que contienen aditivos químicos y alto contenido en azúcares.

  • Aditivos químicos: Diversas investigaciones demuestran que los aditivos añadidos a los alimentos procesados son uno de los factores causantes de los trastornos por déficit de atención que en la actualidad afectan a 1 de cada 10 niños/as.
  • Intolerancias alimentarias: Otros estudios demuestran que las intolerancias alimentarias tienen una relación causal con el trastorno por déficit de atención y que dejar de consumir los alimentos que causan la intolerancia revierte el trastorno en el 75% de los niños/as.
  • Vitaminas, minerales y ácidos Omega 3: Hay estudios que prueban el papel importante que tiene la nutrición sobre la conducta. En ellos se concluye que el consumo adecuado de vitaminas, minerales y de ácidos grasos esenciales reduce  la conducta antisocial.

¿Cómo ayudar a nuestros/as hijos/as para que su cerebro se desarrolle y funcione adecuadamente de manera que puedan desarrollar todo su potencial de aprendizaje?

Recupera el control sobre la nutrición de tus hijos/as:

Tú eres la persona con más poder para influir sobre los hábitos nutricionales de tus hijos/as. Estamos bombardeados por el marketing de todo tipo de productos que nos prometen lo mejor para nuestra salud y la de nuestra familia, debemos aprender a diferenciar lo auténticamente saludable de la publicidad engañosa.

Lo que introduces en tu boca es la materia prima a partir de la cual se construye la estructura de tus células cerebrales y lo que permite que todos los sistemas de comunicación neuronal funcionen adecuadamente para que puedas pensar, sentir, aprender y recordar. Tenemos que elegir la comida adecuada que provea los nutrientes correctos que permitan a nuestros cerebros funcionar bien.

La alimentación en casa:

Revisa lo que tienes en la despensa. Lee las etiquetas de los productos que tienes guardados. Elimina los alimentos con gran contenido de sirope de maíz, azúcar, grasas hidrogenadas, edulcorantes artificiales como el aspartamo y aditivos químicos, así como aquellos que tengan riesgo de contener hormonas, antibióticos, pesticidas o metales pesados.

Elige alimentos que no estén procesados, frescos, de temporada y que no estén modificados genéticamente. Son mejores los alimentos completos que los hidratos de carbono refinados (harina blanca, azúcar común). Intenta comprar productos ecológicos a ser posible, ya que tienen mayor proporción de nutrientes, minerales, antioxidantes.

Intenta comprar productos de origen animal que sepas que no contienen hormonas ni antibióticos, existen sellos de certificación ecológica que garantizan la ausencia de estas sustancias. En cuanto al pescado, es mejor escoger pescados pequeños como sardinas a pescados grandes como pez espada y atún, que tienen niveles más altos de mercurio.

  • A la hora del desayuno: Es importante incluir proteínas como huevos, nueces, semillas, etc..
  • En las comidas: basta con combinar “buenas” proteínas (pescado, huevos, pollo sin piel, nueces, granos integrales y legumbres), “buenas” grasas (pescado azul, aceite de oliva virgen extra, aceitunas, nueces, semillas y aguacates) y “buenos” hidratos de carbono (legumbres, verduras, granos integrales y fruta). Para picar entre horas, la mejor opción es ofrecerle a tu hijo/a fruta, nueces, almendras, semillas de calabaza, etc.

Comer en familia:

Siempre que sea posible es preferible comer en familia. Hay que intentar preparar el lugar de forma especial, con cuidado y respeto. Es necesario favorecer un clima emocional positivo de comunicación y empatía. Esto favorecerá a nuestros/as niños/as de muchas maneras: mejorarán sus habilidades sociales, favorecerá que puedan tener mejores relaciones interpersonales, se sentirán más seguros/as y confiados/as y estarán más protegidos/as de riesgos relacionados con los trastornos de alimentación.

La alimentación en el colegio:

¿Qué comen nuestros/as hijos/as en el colegio? Es importante interesarse por la procedencia y la composición de la comida del comedor escolar y compartir la información con otras madres y padres. En Andalucía se está promoviendo un programa de implementación de comida ecológica para comedores escolares, algunas residencias de ancianos y hospitales. En países como Inglaterra este tipo de iniciativas a tenido gran desarrollo  gracias a la intervención de personas como el popular cocinero televisivo Jamie Oliver.

Huertos escolares: Una buena forma de enseñar a los/as niños/as formas más sanas de alimentación son los huertos escolares. La creación de un huerto escolar en tu centro, ayuda a que los/as niños/as participen del trabajo del huerto y conozcan el origen de los alimentos. Tener la experiencia sensorial del contacto con frutas y verduras reales va a favorecer positivamente que aprecien la buena alimentación.

Marta Gavito del Campo

Bibliografía:

  • Charles E. Basch: A Missing Link in School reforms to close the achievement gap.
  • Food additives and hyperactive behaviour in 3-year-old and 8/9-year-old children in the community: a randomised, double-blinded, placebo-controlled trial. Source: School of Psychology, Department of Child Health, University of Southampton, Southampton, UK.
  • Effects of a restricted elimination diet on the behaviour of children with attention-deficit hyperactivity disorder (INCA study): a randomised controlled trial. Source: ADHD Research Centre, Eindhoven, Netherlands.
  • Mark Hyman, M.D., The ultramind solution.
  • Alan Greene, M.D., Feeding Baby Green.

About Crecer Sano y Feliz

Marta Gavito del Campo Psicóloga Clínica
Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to La influencia de la nutrición sobre el aprendizaje y la conducta

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Reply