La necesidad de una escuela pública de calidad

escuela pública de calidad

Desde crecer sano y feliz pensamos que la educación debe promover el desarrollo íntegro del individuo. Entendiendo como desarrollo íntegro el desarrollo de todas las áreas que abarcan al individuo. Tan importante o más que el desarrollo académico es el desarrollo del ámbito socioemocional.

También defendemos una educación pública de calidad. Hoy en día los niños cada vez acuden a centros educativos a edades más tempranas. Por ello es importante que desde las primeras etapas de desarrollo del individuo exista una educación de calidad.

Nos causa gran tristeza ver como los políticos toman medidas que en vez de mejorar la educación la empeoran a pasos agigantados. Un ejemplo muy claro de esto son los recortes en educación pública realizados recientemente en la Comunidad de Madrid y en otras ciudades de España. Es importante recalcar que estas medidas afectan únicamente a la escuela pública y no a la concertada ni a la privada. Estos recortes ponen en grave peligro la calidad de la educación pública de nuestro país. También aumentan las desigualdades sociales, ya que perjudican el sistema educativo público, permitiendo únicamente a las personas con altos ingresos económicos llevar a sus hijos a centros con una buena calidad educativa.

James Heckman, premio Nobel de economía del año 2000, realizó un estudio longitudinal de costo-beneficio de las inversiones en la educación inicial. Los resultados de esta investigación demuestran que promover una educación inicial de calidad aumenta la productividad económica al mismo tiempo que apela a la justicia social. Según estos estudios, proveer de una educación inicial de calidad a niños de bajos recursos es la forma más eficiente de reducir las desigualdades económicas y sociales de origen. Teniendo un gran impacto en la reducción de estas diferencias las intervenciones más tempranas a nivel pre-escolar.

Heckman no sólo hace hincapié en las capacidades cognitivas, sino también en las capacidades socioemocionales, como la motivación, la socialización, la perseverancia y la auto-regulación que, si son adquiridas a edades tempranas, establecen las bases para el aprendizaje  y los logros durante toda la vida. Para él la escuela ideal es la que invierte el 50% de los recursos en el desarrollo académico y el otro 50% en el desarrollo socioemocional.

Si nos basamos en los resultados de estos estudios nos damos cuenta de que las medidas de reducción de los recursos económicos destinados a la educación pública carecen de sentido alguno. Las personas tendrán menores capacidades cognitivas y socioemocionales y por lo tanto mayores problemas académicos, laborales, emocionales y sociales. El empeoramiento del sistema educativo público a la larga producirá mayores gastos para paliar los daños sociales causados.

Es importante que la escuela además de desarrollar las capacidades cognitivas de los niños también se encargue del desarrollo de sus capacidades socioemocionales, como muy acertadamente indica Heckman en su estudio. La escuela tradicional, presente hoy en día en la mayoría de nuestras aulas, da una mayor importancia al desarrollo académico, es decir, a la adquisición y memorización de conceptos y relega a un segundo plano al individuo y a su desarrollo socioemocional. Se debería hacer un esfuerzo por mejorar este aspecto de la educación y muchos otros más y no para acabar con ella como se está haciendo en la actualidad. Es vez de avanzar retrocedemos cada vez más.

En próximos posts hablaremos de la necesidad de transformación de la escuela tradicional para convertirse en una escuela acorde a los cambios que se están dando en el mundo y en la humanidad.

Juana Duffill Gavito

About Crecer Sano y Feliz

Marta Gavito del Campo Psicóloga Clínica
Tagged , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to La necesidad de una escuela pública de calidad

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: La transformación de la escuela tradicional | Crecer sano y feliz

Leave a Reply