Hablar a tu bebé en el embarazo

hablar al bebé en el embarazo

Hablar a nuestro bebé durante el embarazo

Durante el embarazo, todos los sonidos externos a los que estamos expuestos (voces, música, ruidos intensos, etc.) y los sonidos internos del cuerpo de la madre (respiración, ritmo cardíaco, ruidos digestivos, habla materna, etc.) llegan hasta nuestro bebé a través de nuestro cuerpo.

Los primeros estudios realizados sobre el desarrollo de la audición en el feto ya mostraban que los bebés de 28 semanas respondían al sonido reaccionando con movimientos intensos de sus extremidades y la aceleración del ritmo cardíaco (Bernard y Sontag, 1947). Hoy en día, con técnicas más sofisticadas (ecografías, EEG, etc.), los más recientes estudios sobre psicología prenatal muestran cómo los bebés de 25 semanas responden ante ruidos intensos sobresaltándose e incluso parpadeando.

Estos sonidos, si son desagradables, pueden provocar en él reacciones de disgusto y estrés, pueden hacer que nuestro bebé se sienta nervioso, asustado, etc. Pero si estos sonidos son agradables, podrán influir sobre su estado de ánimo y le servirán como banda sonora acompañándole durante todo su desarrollo prenatal.

Sonidos internos

Los sonidos del interior del cuerpo de la madre acompañan al bebé en el interior del vientre materno. El latido del corazón es el que domina su pequeño y seguro mundo intrauterino. Si el corazón de la madre late manteniendo un ritmo regular y constante, el bebé tiene la tranquilizadora certeza de que todo está bien.

Tras el nacimiento, el latido del corazón seguirá teniendo un efecto tranquilizador sobre nuestro hijo. Un ingenioso estudio mostró cómo los bebés expuestos a la grabación del sonido de un corazón humano en la unidad de recién nacidos de un hospital, no sólo se sentían mejor, sino que dormían, comían y pesaban más. Incluso respiraban mejor, lloraban y enfermaban menos que los bebés que no habían escuchado el latido.

Esto explica por qué a los bebés recién nacidos les tranquiliza ser sostenidos contra el pecho. El latido del corazón de quien les sostiene les transmite la sensación de seguridad y tranquilidad que necesitan para clamarse.

La voz humana

Numerosos estudios muestran una clara preferencia de los fetos y los bebés por los sonidos de la voz humana. El Dr. Truby llegó a demostrar incluso que el feto adapta su ritmo corporal a la cadencia del habla materna. Estudios posteriores han encontrado incluso patrones similares entre las características del habla materna y del llanto del bebé recién nacido.

La voz de la madre, además de tener un gran poder tranquilizador, es el vehículo ideal para transmitir el tono emocional de la madre. Una charla dulce y cariñosa, hará sentirse a nuestro bebé seguro, amado y deseado.

Nuestra pareja también puede acompañar al bebé durante el embarazo hablándole. Si un padre habla a su hijo durante el embarazo, el bebé puede distinguir su voz desde las primeras horas de vida. Este sonido cariñoso y conocido, le transmite seguridad y le hace sentirse protegido. Los bebés recién nacidos se calman y dejan de llorar ante la voz de su padre.

Música en el embarazo

La música es el otro estímulo sonoro que más interesa al bebé antes de nacer. Un feto de 4-5 meses responde ya claramente al sonido y la melodía. Escuchar a diario unos minutos de música agradable durante el embarazo, ayuda al bebé a estar más relajado y tranquilo.

Pero no cualquier música agrada a los bebés cuando aún están en el útero. Varios estudios muestran una clara preferencia por la música tranquila y regular, que guarde cierto parecido con los sonidos naturales que acompañan al bebé en el interior de la madre (el latido del corazón, la respiración, etc.). Un curioso estudio realizado por la Dra. Clemens, mostró cómo los bebés expuestos a música en el vientre materno tenían unas preferencias bien claras. Mientras que escuchar música de Vivaldi o Mozart tenía un efecto relajante sobre ellos, ante la música de Beethoven, Brahms o el rock, comenzaban a patalear y moverse violentamente.

La exposición a música durante el embarazo no sólo tiene un efecto relajante, también puede influir en que nuestro hijo desarrolle una afición por la música durante el resto de su vida. Una anécdota curiosa contada por Boris Brott, director de la Hamilton Philarmonic Symphony de Ontario, es que de joven se sorprendió al encontrar que podía anticiparse al contenido de algunas partituras antes incluso de haberlas leído. Este increíble talento natural encontró su explicación cuando descubrió que dichas partituras eran las que su madre, violonchelista profesional, había interpretado durante el embarazo.

Eligiendo los sonidos a los que nos exponemos durante el embarazo, podemos crear un ambiente agradable y protegido para nuestro hijo, transmitirle emociones positivas y favorecer un buen vínculo que nos ayudará a calmarlo cuando nazca. Podemos, por ejemplo, elegir una canción especial, tranquilizadora, y escucharla o cantársela a nuestro bebé durante el embarazo. Esta canción elegida con cariño, nos ayudará a tranquilizar a nuestro bebé una vez que haya nacido.

Mariana Duffill Gavito

Un interesante vídeo de National Geographic de la serie En el vientre materno, que trata sobre el tema:

Sonidos en el vientre materno

Biografía:

  • La vida secreta del niño antes de nacer Dr. Tomas Verny y John Kelly
  • El Desarrollo del bebé: Cognición, emoción y afectividad. Ileana Enesco.

About Crecer Sano y Feliz

Marta Gavito del Campo Psicóloga Clínica
Tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Hablar a tu bebé en el embarazo

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Hablarle al bebé | Bebé Sano

  3. sofía says:

    Buenas,
    Me ha encantado tu artículo, lo pondré en practica con mi bebe, no quiero perderme ningún momento con mi peque.

Leave a Reply