TENER UN NUEVO HERMANITO

Tener un nuevo hermanito

Tener un nuevo hermanito

En este post hablaremos de cómo puede ser para un niño la llegada de un nuevo hermanito y daremos algunos consejos para ayudarle a llevarlo de una manera que le resulte lo menos dolorosa posible.

La llegada de un nuevo hijo cambia muchas cosas en el funcionamiento familiar. Hasta entonces, el hermano mayor era hijo único y tenía atención exclusiva por parte de sus padres. Desde que el nuevo hermanito llega a casa, tendrá que compartir con él la atención de los padres, además el recién nacido demandará muchos cuidados. Tanto los padres como el niño vivirán un proceso de cambios familiares  a los cuales se irán adaptando poco a poco. Estos cambios afectarán principalmente al niño, pero, con el cuidado, comprensión, apoyo de los padres y el paso del tiempo irá adaptándose a ellos y terminará por aceptarlos.

Es normal que el niño se altere ante estos cambios y que llegue a sentirse desplazado por el nuevo hermanito. Los celos y el resentimiento son un proceso natural e inevitable, ¿Cómo se sentirías si tu marido/esposa apareciera en casa con una pareja nueva?

“Cuando amamos a las personas queremos ser únicas y suficientes para ellas” Penelope Leach.

Debemos aceptar que nuestro hijo mayor experimentará ciertos sentimientos y ayudarle a atravesar esta etapa de la mejor forma posible.

La reacción del niño ante la llegada del nuevo hermanito dependerá mucho de cómo los padres lleven a cabo este proceso.

¿Cómo ayudar a nuestro hijo a llevar mejor la llegada del nuevo hermanito?

  • Anticiparnos a los cambios que puede producir la llegada del bebé a la familia y prepararlo lo más posible para ello.
  • Explicarle que va a tener un hermanito. Se aconseja decírselo a los 6 meses de embarazo más o menos. Es importante decírselo antes de que se lo diga otra persona (familiares, amigos…). Antes de los 6 meses podemos ir acercándole la idea hablándole de las familias, mostrándole como sus amiguitos tienen hermanos pequeños, enseñándole bebés pequeñitos…
  • Hablarle del bebé que está a punto de nacer. Contarle que al principio va a ser muy pequeñito y que papá, mamá y él tendrán que cuidarlo mucho, que poco a poco irá creciendo y haciéndose tan grande como él y que podrán divertirse mucho jugando juntos.
  • Mostrarle que el bebé está en la tripa de mamá, dejar que sienta como se mueve, enseñarle la ecografía. Esto servirá para que vaya afrontando la realidad e interesándose por el hermanito.
  • Contarle cosas positivas sobre tener un hermanito: por ejemplo, que cuando crezca podrá jugar con él, que serán amigos y compañeros.
  • Ir preparándole para el nacimiento. Contarle a grandes rasgos como va a ser el proceso, dependiendo de donde hayamos decidido tener el bebé (Casa u Hospital).
  • Aceptar sus celos y su resentimiento como un proceso natural.
  • Hablar con él para ayudarle a poner en palabras lo que está sintiendo. Hacerle ver que comprendemos que para él es difícil la nueva situación, que entendemos que el bebé sea una molestia para él.
  • Dejarle bien claro que mamá y papá lo seguirán queriendo y cuidándolo igual que antes, incluso más.
  • Involucrarlo en el cuidado del hermanito teniendo en cuenta su edad.
  • Explicarle que su hermanito es muy pequeñito y frágil por lo que debe tratarlo con mucha delicadeza ya que si no le puede hacer daño.
  • Vigilar atentamente cuando se acerque al hermanito y recordarle que debe tratarlo con cuidado. Ya que si llega a hacerle daño puede sentirse triste y culpable.
  • Organizarse el tiempo para poder dedicarle momentos diarios de atención de calidad.
  • Pedir ayuda a familiares y amigos para poder dedicarle tiempo.

Juana Duffill Gavito

Bibliografía:

“Bebé y niño. La guía esencial para los padres” Penelope Leach

photo credit: » Zitona « via photopin cc

 

About Crecer Sano y Feliz

Marta Gavito del Campo Psicóloga Clínica
Tagged , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply